Quietud hasta en los lugares más habitados

Cuéntanos un poco sobre ti y cómo te iniciaste en la fotografía. ¿Qué te inspiró a comenzar a hacer fotos?
Desde siempre me ha gustado tomar fotos, creo que incluso cuando eres niñx es muy divertido tomarle fotos a todo. En mi adolescencia tomé muchas fotos, intentaba hacer algo como lo que veía en Tumblr y lo disfrutaba mucho. Ya en la universidad, las clases de fotografía me dieron muchas ganas de aprender y ser mejor, crear algo más serio. Conocer artistas que pueden transmitir tanto con lo que hacen fue lo que me motivó a seguir tomando fotos hasta sentir que lo que hacia decía algo.

Cada quien tiene un estilo único. ¿Puedes describir cómo definirías tu estilo y qué elementos visuales o conceptuales lo caracterizan?
Mis fotografías visualmente son suaves, hay detalles que las hacen ver como algo delicado o en ocasiones indefinido: una flor, un destello, alguna textura o movimiento que les quita nitidez. Por la parte conceptual, intento documentar sentimientos específicos, y estos pueden ser más intensos y crudos, como la nostalgia, la ansiedad, la ausencia, el amor.

La fotografía tiene el poder de contar historias y transmitir emociones. ¿Puedes compartir una experiencia en la que una de tus fotografías haya tenido un impacto significativo en las personas o en ti mismx?
La experiencia más importante de mi camino en la foto ha sido documentar mi vida: los autorretratos, las fotos del día a día, los scans de mis objetos personales, los retratos a mis amigxs. Ha sido como llevar un diario y creo que esto ha impactado mucho en mí, y en la forma en la que veo distintas etapas de mi vida. Puedo ver hacia atrás y entenderme de una forma que sin la foto no podría.

¿Cuál ha sido tu proyecto fotográfico más desafiante hasta la fecha y por qué?
En la universidad me dejaron una tarea de foto documental, yo estaba fascinada por el tianguis de La Lagunilla y quise hacer una serie de ese lugar. Me animé hacerlo con una cámara análoga que me acababan de regalar y fui para acercarme a los vendedores y pedirles que me dejaran retratarles con sus puestos. La mezcla de la ansiedad social con los nervios de hacerlo análogo lo hicieron desafiante para mí, me sentía muy pequeña. Al final fue muy bonito hacerlo y los resultados me gustaron mucho.

La tecnología y las herramientas de edición de fotos están en constante evolución. ¿Puedes hablarnos sobre las técnicas y equipos que consideras esenciales para tu trabajo?
Mi técnica favorita es la análoga, tiene algo tangible que no encuentro en lo digital. Mi equipo consta de 2 cámaras análogas, una Pentax y una Canon, una Canon mirrorless, mi camcorder viejita y mi escáner. Creo que cualquier equipo lo vas haciendo tuyo al usarlo y esto le da identidad a todo lo que haces.

Hay muchos géneros en la fotografía, desde retratos hasta fotografía de naturaleza. ¿Tienes un género favorito en el que te sientas más cómodx o que disfrutes más fotografiar? ¿Por qué?
El retrato es mi género favorito. Me gusta mucho la interacción, el estar detrás de la cámara te deja ver una parte íntima de la persona a la que estás fotografiando aunque no la conozcas mucho, se crea un lenguaje especial ahí.

¿Puedes compartir una anécdota interesante o inusual que hayas experimentado mientras hacías fotografías?
No me ha pasado nada muy loco, lo más es que me han gritado y perseguido por tomar fotos sin permiso. Ya casi no hago foto de calle, me encontré con muchos dilemas éticos ahí.

Muchos fotógrafos encuentran inspiración en otros artistas visuales o en la vida cotidiana. ¿Cuáles son algunas de tus fuentes de inspiración?
Lo que más me inspira es identificarme con lo que veo en la calle o en la naturaleza, también las películas y la música. En cuanto a artistas: Alec Soth, Sonia Madrigal, Agnès Varda, Yoshitomo Nara y Jenny Holzer son algunxs de mis artistas visuales favoritxs.

La fotografía es un medio visual, pero a menudo también tiene un trasfondo conceptual. ¿Has trabajado en proyectos fotográficos que aborden temas o conceptos específicos? ¿Puedes compartir información sobre uno de esos proyectos?
Por unos meses hice fotografía de calle, fue un gran proyecto para mí. Empezó como salir a tomar fotos y retratar lo cotidiano, pero me fui dando cuenta de que era algo mucho más que solo capturar lo que se ve. Había una constante que era el concepto de la soledad, siempre presente al fotografiar personas en la calle, en medio de muchas otras personas. La presencia individual dentro de una ciudad tan caótica como la Ciudad de México me pareció algo muy interesante y empecé a ver la calle con otros ojos, observando la soledad y la quietud hasta en los lugares más habitados.

¿Qué te inspira a la hora de crear nuevas imágenes? ¿Tienes algún ritual o proceso creativo que sigas para encontrar inspiración?
Mi inspiración casi siempre viene de un sentimiento o un estado de ánimo, en ocasiones también me he inspirado mucho en poemas que leo, intentando traducirlos a imágenes. Para proyectos más comerciales me encanta hacer moodboards con las personas que voy a trabajar, es muy divertido no solo pensar en imágenes sino también inspirarse en películas y canciones.

Para lxs aspirantes a fotógrafxs que puedan estar leyendo esta entrevista, ¿cuál es el consejo más valioso que has recibido en tu carrera o que te gustaría compartir con ellxs?
Alec Soth dio un consejo muy bueno en una entrevista: probar todos los caminos posibles al aprender foto. Explorar géneros, estilos y técnicas, te llevará a encontrar eso sientas que es tuyo, algo con lo que te identifiques y que signifique algo para ti.

Recomiéndanos la cuenta de Instagram de algún artista que te guste su trabajo.
@karlaximenae