Indeleble

Desearía salvar cada febrero y cada navidad,

Que cada amanecer siempre fue como volver a empezar

Que no sabes, María bonita, cuantos pedazos de mí,

Cuantos sueños e ilusiones, te dejé en ese andar,

Que, aunque quise salvarte, los girasoles ya no aguantaron tu ausencia

Y que cuando quise llorarte, ya no estabas cerca.

Que, si te abandoné, fue porque ya no estabas

Ni sentía tu aroma, aunque me abrazaras

Y todo se diluyó,

Se esfumó,

Se desapareció,

De poquito a poco, así como floreció

Ahora ni quedan febreros ni nos queda alguna navidad.

Y ya tampoco hay nada que salvar.

 

Pero me duelen las manos de no tocarte.

 

Fuimos de ilusiones, y citas a ciegas

Fuimos de mejillas sonrojadas, de miradas,

De subidas y bajadas,

Fuimos de disfraces, de aventuras,

Y risas en la cama.

Fuimos todo lo que ya no somos.

 

Mentiría con todo mi ser, María bonita, si te digo

Que no te llevas contigo, un pedazo de mi alma

Y que siento un vacío tan grande como el elefante

Que siempre me decías que le faltaba una pata.

 

Yo, que me sentía valiente cuando me mirabas a los ojos,

Ahora solo extraño verte caminar

Y tú vestido rojo.

 

Sé, que vendrán aeropuertos,

Amores nuevos, viajes en trenes,

Nueva música y otros quehaceres

Pero nunca olvides,

Que todos estos,

Fueron los mejores atardeceres.

 

Perdóname si no encontré otra manera de salvarme

Que no tuviese que ver con abandonarte.

Aunque tú, te hayas ido antes.

Fotografía por Thomas Listl

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *