Florezco en tus mentiras

Un dron nos espió por la ventana y no era yo la que sostenía tu brazo bajo la mesa,
Pareciera que florezco en tus mentiras, pero
¡Santo Dios! No creo en nada.
Quiero verte dormir y tocar tu cabello, porque sé que esto no es eterno.
Un par de rábanos para no recordarlo y un 1968 para no olvidarnos.
Y sí al despertar ya no estás no estaría tan mal, pues, falta poco para llegar.
Charlie Kaufman, cigarros y beberemos junto al mar.

Fotografía por Richard P J Lambert

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *