Florezco en tus mentiras

Un dron nos espió por la ventana y no era yo la que sostenía tu brazo bajo la mesa,
Pareciera que florezco en tus mentiras, pero
¡Santo Dios! No creo en nada.
Quiero verte dormir y tocar tu cabello, porque sé que esto no es eterno.
Un par de rábanos para no recordarlo y un 1968 para no olvidarnos.
Y sí al despertar ya no estás no estaría tan mal, pues, falta poco para llegar.
Charlie Kaufman, cigarros y beberemos junto al mar.

Fotografía por Richard P J Lambert

Charly, la que conoces.

Debajo de una palmera; recostada en la parte trasera del coche, en el asiento delantero coreabas nuestra canción favorita. Sabías que era el final, ahora sabes que odio los cambios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *