Tengo un hueco en el pecho que no se llena con nada

25 noviembre, 2020

Irremediable destino que atrapa sin soltar.
No hay navajas que puedan cortar la fortaleza de lo ya escrito.
La vida se apaga y los cristales ya no cortan, la piel ya no sangra.
Golpes al aire y gritos sin eco.
Días que corren con la misma velocidad con la que la lluvia cae.
Fotografías empolvadas, recuerdos olvidados.
La mentira crece y nos perdemos en la multitud buscando amor en los brazos equivocados.
Y sin darnos cuenta nos abandonamos a nosotros mismos.

Fotografía por callaveron

por

He pensado en quemar mi cama pero no tendría dónde dormir. Que cansancio ser.La vida y yo no nos llevamos bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *