Santa Muerte

 

a Alejandra P.

 

Llega susurrando
un ave
la noche
que vuelve
hirviendo el silencio
enmudeciendo la carne.

Tierra
Posesión
Tiempo.

Brujas las hojas
del ceibo
que olvidan
luces
llantos los cerros
viento del fuego.

Aprendí la música de los náufragos
que enmudece la carne
viento del fuego
me voy o me llevas
te llevo
voy
si no vuelvo
si no hay
llantos mis seres.

Vuela la triste
Vuela
visto el negro abismo
la madera incrustada en la cien
alucinando nuestro camino
invisible plural.

Si alguna vez hubo palabras
si alguna vez invocaron
reminiscencia
surge de esa noche;

Faro
Lejos
Fin.

Arrancada
de un génesis
Sangra.

Fotografía por Paco Poyato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *