Rábanos y desaparecidas

El papá de Charlie Kaufman López López era un fanático del cine, llevaba haciendo videos caseros desde que en 1968 un amigo le pidió que lo ayudara a espiar a otros compañeros de la facultad que aparentemente hacían cosas antipatrióticas. El día de su muerte, Charlie decidió tomar el mismo hobbie que su padre. “No es espiar Charlie, es estudiar”, decía el viejo cuando salía a dar su recorrido por sus colonias favoritas.

Una semana antes de conocer a Charlie, mi roomie había llegado como loca al depa gritando: ¡Wey, me muero! ¡Un dron nos espío por la ventana! ¡Un pinche dron carajo!

Al día siguiente #LadyRábanos era TT.

Mi roomie no aparece.

Fotografía por DIADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *