Querida lectora

Querida lectora.

Escribo esto después de horas de arduas discusiones entre mis fantasmas y mis demonios, seres que usted conoce perfectamente bien o más bien, me engaño que los conocía, me engaño que tenía duras peleas con ellos mientras yo estaba moribundo en las garras del amor y de algo que no podía llamar familia.

Solo para darle las gracias por los últimos, últimos? (Estaría mintiendo si dijera los últimos), más bien por aquellas lejanas experiencias, enseñanzas, risas y regaños que eso sí, hasta la fecha han surtido efecto, claro solo en la memoria por qué como ya todos saben hemos Rompido esas extensas relaciones que nos llevaron a nombrarnos ciegamente «amigos».

Siempre leemos por ahí que los amigos duran toda la vida, que están en las buenas en las muy buenas también en las malas y sobre todo en las muy muy pero muy malas. Ese dichito tan aburrido me demostró quienes son mis amigos y quienes solo se subieron al barco del «ah, ese lo conozco por qué comparte salón conmigo» y después de algunos meses dejaron de ser anfitriones en el barco de está lenta y desgarradora vida.

También quisiera escribirle a usted, lectora que siempre ha estado en las sombras para ver qué sucede con ese intento o más bien fracaso de escritor. que una amistad jamás se abandona, incluso sobrepasa los antibajos más ruines como el amor o incluso la sumisión.

Después de todo lo ocurrido, era de esperarse, para que hacernos ESTÚPIDOS, el ruin quiso, deseo, pudo y lo logro, pero que más da. Así es la vida, amada lectora. Amada compañera de viaje más no de vida.

Muchas gracias por leerme, muchas gracias por todo el pasado, pero como su nombre lo dice, pasado y este queda atrás, olvideme como yo cada día trato de olvidarla.

Espero que tampoco le quiten el privilegio de leer este estúpido discurso así como le quitaron el privilegio de, bueno, usted ya sabe.

Por cierto, amada lectora poco a poco me he levantado como el fénix que renace de sus cenizas pero es todo lo que le puedo decir ya que usted ya no forma parte de este largo camino.

Posdata, felicidades, le deseo de todo corazón que su unión dure muchísimos años.

Fotografía por Richard P J Lambert

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *