Policías y ladrones

Compramos ahí desde 1968, Chepe no tiene cámaras. Vimos el humo y fuimos. Creímos que se quemaba el Chepe. Él no está, se fue a visitar a su hija al extranjero. Escuchamos gritos: “¡Un dron nos espió por la ventana!”, se estaban pelando. Ya ve que ahora se las ven gruesa los cabrones por los drones. ¿El incendio? Uno de los amigos del Charlie Kaufman es tarugo, a lo mejor ese prendió fuego a la tienda. Sí, fue él, lo vimos pelarse. Seguro que sí lo atrapan. ¿Si eran varios? Pues sí, eran. Aquí abundan los canijos. No, nosotros no sabemos en dónde vive. Ah, sí es cierto, se nos olvidaba. Su grupito tiene unos rábanos tatuados en el brazo. No, oficiales, nosotros no mentimos, verdad de Dios.

Fotografía por Thomas Listl

Alfredo Sánchez

Alfredo Sánchez. 1997. Ha publicado poesía, cuentos y ensayos en diversas revistas electrónicas, como Nomastique (México), e impresas, como Revista Falsa (Chile). Actualmente forma parte del equipo editorial de Revista Tlacuache en donde funge de dictaminador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *