No te deseo el mal, pero si quisiera

26 agosto, 2021

No tienes idea de cuánto deseo no haberte conocido.

Me tienes encerrada entre la idea de escapar o de quedarme entre las palmas con las que acaricias mi pelo.

Las manos que me han soltado para tocar otra piel.

La piel que ha tocado otra piel. No mi piel.

 

No tienes idea de cuánto deseo no haberte conocido.

Me tienes encerrada en la idea de quedarme, o huir para siempre de mi corazón.

Tú, mi corazón.

por

Soy una geminiana de 27 años, medio fotógrafa, medio poeta; casi la anticristo, cafeinómana, ansiosa y depresiva (desde antes de la pandemia) con una relación a distancia. PD: Soy la morra de la que fácil se olvidan y difícilmente recuerdan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *