Mi tristeza es vagar en la pared

La felicidad se rompió y la verdad fue narrándose como el agua de tormenta en el herido suelo. Las razones empezaron a doler, a quemar todo rastro de estabilidad. Ella decidió irse. Estaba cansada de desafiar a la realidad que mostraba su espejo.

Además, llegó alguien. Apareció un alma que protegió y acompañó su soledad. Una mano solidaria que escuchó como himnos los reproches de otras historias. Esa persona estuvo a su lado para aconsejarla y darle un poco de alivio.

“Alguien más”, escribió en una noche despiadada, cuando ya no hubo estrellas en el cielo, sólo tensión y puntiagudas gotas de amargura. Ella aceptó que en su corazón entraban ilusiones más reales de las que contenían nuestros nombres en una tabla a la deriva de los horizontes. Me dijo que no tenía caso seguir juntos, y a pesar de que mi corazón colapsaba, no se detuvo y se fue para siempre.

No queda nada de nosotros, de lo que un día fuimos; se derrumbó el castillo de amor que se formó al ritmo de los ávidos días en los que atravesamos mundos y calendarios para querernos.

El tiempo ha pasado y todavía siento el golpe de sus letras matando en plenitud los sentimientos. Aún siento que mi cuerpo se hunde en una tumba de memorias y palabras leídas.

Ella sólo quería a alguien que le hiciera sentir que la vida no es sólo escribir y soñar, sino actuar; planificar un futuro, tener metas y ganar de formar una familia. Necesitaba esperanza.

Ahora yo y los recuerdos vagamos sin sentido en la pared. Sé que ella nunca volverá para mirarme con ternura y hacerme sentir que existo, que era real para alguien. Esa es mi tristeza, mi condena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *