Lo que me dejó la luna

24 mayo, 2019

Mayo 18, luna llena:

Me sumerjo en un río discursivo para existir en plena libertad de nuevo.

Voy soltando las capas impuestas y auto impuestas, todo condicionamiento y escama del pasado. Me pierdo en la espesura del bosque y el viento me susurra un conjuro para desdibujar todas las huellas que pesan en el tiempo.

Estoy hecha de agua, sal, fuego, y tierra mezclada con aire, mi cuerpo es el primer hogar y lo habito con absoluta destreza y suavidad. Las palabras me salen de las vísceras y pintan de amapolas el panorama de esta realidad, de la que no podemos escapar, pero sí empezar a transformar.

Y es que si no me empiezo a resignificar, poco a poco mi alma se  va calcinar entre la inconsciencia de esta sociedad, que tanto nos empuja a odiar. La resistencia es una semilla que florece desde el corazón y es capaz de infestar cualquier rincón.

Confiando siempre en el flujo mágico de la rueda del universo.

Fotografía por Anna Paola Guerra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *