Inquilino

Escribías poco y decías mucho con ese silencio.

Pensé que el día que volviéramos a cruzar palabra, sabría que decirte, pero no fue así.

Alguien un día me dijo que nadie vive en la mente en vano y sin razón.

Yo dejé que fueras inquilino en mi mente, viviendo sin aportar.

Adriana Balderas Abarca, artista escénica y escritora autodidacta, nació en Durango, México. Virgo. Amante del arte en general. Comienza sus estudios en la Universidad en el estado de Puebla en el Instituto de Estudios Superiores incorporada a la BUAP, en la carrera de Ciencias de la Comunicación y Apreciación Cinematográfica. Licenciada en Artes Escénicas, con especialidad en Dirección y Montaje Teatral.

1 Comment

  1. A cualquier hecho un poco afortunado somos capaces sucumbir por imperiosa necesidad de que el almacén del demonio, la mente, no permanezca vacía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *