Infancias mal curadas

30 septiembre, 2019

La infancia la perdimos en los bares
queriendo ser adultos cuanto antes,
hundiendo el corazón bajo los mares
de besos con alcohol y estimulantes.

Los años derribaron los altares,
supimos que el amor no va de amantes,
que Dios no se aparece en bulevares,
que hay llantos disfrazados de diamantes.

«Y qué se le va a hacer» digo a un amigo,
«la vida es una broma de la muerte,
vayamos a reírnos en su ombligo

Fotografía por Santo

por

La rara de la clase, fiel creyente del amor bonito. Futura criminóloga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *