Estrimbastelo 2.0

Hoy me rompiste el corazón. O mejor dicho, me lo rompí yo sola, de nuevo. Pero de una manera totalmente diferente.

Es difícil de explicar lo que siento, porque ni siquiera estoy segura de qué es. Sólo siento tristeza y miedo, porque por fin, después de 5 años (en realidad 6), se terminó. No estarás más, y yo debo aceptarlo, así como cuando decidí no intentarlo más. Y no es que quiera estar contigo o que, como hace algunos años, pensaba que en un futuro estaríamos juntos. Creo que hemos cambiado demasiado que no nos reconoceríamos más. Pero, a pesar de la distancia y de los años, dejaste una huella en mí, y sé, o sabía, que por más cosas y tiempo que pasara, ahí ibas a estar, siempre, para mí. Pero no más. Ya se terminó y debemos, debo, de avanzar. De seguir adelante teniendo en cuenta que soy yo y ya no cuento contigo, de que ya no puedo regresar a lo que creía ser mi lugar seguro en caso donde todo se derrumbara.

Supongo que es lo mejor, para todos. Pero igual, de una manera que no pensé que pasaría, duele.

Me da pánico volver a pasar por lo que fue, hace 5 años. Sufrir la pérdida de alguien importante y su ausencia de cuando no está más; sentir la impotencia  y frustración, como si todo el universo conspirara para que no estuviéramos juntos; el morir de miedo y ansiedad, las noches sin dormir y la culpa, el remordimiento y miedo de pensar en lo que fue y en lo que nunca pudo ser, y en desearte lo mejor aunque yo no sepa nada de tu vida.

 

Diego, esto va directamente para ti, aunque nunca lo leas.

Una parte de mí ocupaba ver el video, una última vez. La otra, agradece que no esté ya.

Una parte de mí necesitaba saber que estás con alguien. A la otra parte le duele saberlo.

Una parte de mí esta contenta por ti, porque estés avanzando, te estés abriendo y lo estés intentando. Otra parte está preguntándose quién es y queriendo darle consejos de cómo tratarte, aún cuando no te conozco ya.

Una parte de mí agradece que te esté yendo bien. La otra está intranquila porque sí funcione.

Una parte de mí piensa que es lo mejor para todos. La otra parte piensa que las cosas pudieron ser diferentes.

No sé cómo seguir. Creo que por primera vez, después de 5 años, pensé en sacar todo lo tuyo que tengo, que en realidad es mío pero me lo diste tú.

Tal vez es momento de dejarte ir, totalmente. Aunque te siga queriendo y seas y serás alguien que marcó mi vida, con quien tengo bonitos recuerdos y a quien le deseo lo mejor.

Deseo, con todo mi ser, que seas feliz. Te quiero muchísimo, y espero saber de ti, esporádicamente. Ojalá sepas que aquí voy a estar por si ocupas con quien hablar.

Fotografía por Jocelyn Catterson

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *