Es solo una medalla y no la merezco

Javier estuvo todo el día construyendo historias imaginarias sobre como este San Valentín fue diferente a todos los otros que vivío en su vida, principalmente porque estaba convencido que sería la misma basura deprimente de siempre, aunque tuvo varios en los que estaba correctamente acompañado, su último día de los enamorados incluyó a una dama que lo instó a no sacarse la remera durante el coito porque «parecia una víctima del holocausto».
Estaba caliente y aburrido de modo que tuvo sexo de todas maneras. En esta ocasión había planeado algo diferente.
Para Javier por regla general cuando las personas se enamoran, se entregan a si mismas y todo lo que tienen, a los efectos prácticos de amar a alguien saltamos por precipicios insondables y subimos y bajamos montañas más que nada imaginarias y cuando sale mal o nos lastiman, honestamente, deberíamos recibir una medalla simbólica, como un corazón purpura por así decirlo. Un reconocimiento por el tiempo sufrido desinteresadamente y que fue en detrimento casi absoluto de todo lo que era bueno en uno.
Javier despertó sabiendo que alguien probablemente iba a tener sexo con la chica que le gustaba y no sería el, a pesar de sentir un terrible dolor al respecto, juzgó aberrante no disfrutar el día de los enamorados en todo su esplendor a pesar de estar solo. Compró algo de comida y una botella de vino, organizó una de esas cosas que hacen los japoneses, una fiesta para uno, comió su comida, bebió su vino, escuchó música y bailó, como nunca en su vida. El solamente estaba feliz de estar vivo porque sabía que nada sería igual por siempre, que todas estas tribulaciones y desencantos de su vida eran solamente fracciones de momentos que serian eternos en su memoria pero nada mas que eso, no había nada que temer y nada por lo que realmente estar triste.
Dias después durante una mañana, luego de despertar mientras observaba su erección matutina, conspicua e inutíl asomándose a través de los pliegues de su boxer tuvo un pensamiento de lo mas irrelativo a su situación del momento: «Tengo que quererme a mi mismo, es un puto cliché pero soy la persona con la que mas tiempo voy a pasar, de modo que sera aceptarme y valorarme o morir de tristeza, ademas estoy cansado de eso, mierda estoy cansado.»

Fotografía por Katie Silvester

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.