Cuando el trabajo no cuesta trabajo

Según el mundo capitalista el éxito de las empresas se mide a partir de su rentabilidad, de su innovación y de sus ventas, principalmente. Sin embargo no aparece por ningún lugar la felicidad de sus empleados o la alegría con la que hacen sus tareas, lo más cercano a esos parámetros es cuando se trata del ambiente laboral que implica básicamente las relaciones entre las personas dentro del horario y espacio laboral, y me pregunto entonces qué pasaría si los empleos se categorizaran por qué tan feliz hacen a quienes los realizan, que tanta alegría provoca a alguien realizar una acción por la que además de alegría obtiene una recompensa económica.

Resulta completamente utópico modificar los parámetros de calificación y evaluación empresariales en una sociedad capitalista, sin embargo, podríamos comenzar buscando y aspirando cada uno de nosotros a un trabajo que nos otorgue felicidad, un empleo en el que lo que hagamos nos provoque alegría, y en segundo término la obtención de recursos económicos.

Porque un día todos contaremos nuestra historia, nuestras memorias y recuerdos laborales y podemos elegir entre contar sobre la desgastante rutina de ocho o más horas bajo angustias y preocupaciones o de las horas en las que ganamos dinero mientras hacíamos algo que nos hacía felices.

Fotografía por callaveron

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *