Cualquier día

24 abril, 2019

Un gato maúlla en la ventana de cualquier barrio, espera salir, encontrar más que la
comida y caricias de una mujer. Una ventana con vista a la calle llena de basura, quiten los
postes, que quede todo a oscuras, que lleguen los mendigos y las prostitutas. Una patrulla
de policía sigue derecho, no previene ningún atraco, la pareja termina con sus
ilusiones, las promesas incompletas, los llantos convertidos en tedio.

Desea la libertad, esa que se vuelve un puñado de mentiras al atardecer, el sol cambiado
por la luna que dilata las pupilas. Sombrillas de hombres, sombrillas de mujeres,
sombrillas de transexuales. Pasan desapercibidos sin mostrar sus verdaderas intenciones,
se esconden en los flujos que sus cuerpos producen, desestiman la inspiración con hijos
negados, hijos imposibles de tener.

El gato mira con desestima la ventana, un maullido de mañana, una maullido de tarde, un
maullido de noche, la ventana está completa de aburrimiento.

Fotografía por Philipp Samsonov