Cogíamos muy rico pero nos queríamos muy mal

Cogíamos muy rico pero nos queríamos muy mal
Empezábamos discutiendo
y terminábamos matándonos en la cama
Siempre se sintió como si fuera el final:
Gemidos al aire
Tus uñas en mi espalda,
la lluvia cayendo allá afuera
y aquí adentro nosotros cayendo con ella
Siempre te dolió el corazón
Lo arrancaste para dejar de sentir…
Creí que no tenías miedo a lo que sentías
Pero ese sentimiento catastrófico arrasó con todo
Quise robarme tu tristeza para aliviar tu dolor
Pero no funcionó
Fuimos temporales
Un momento lo éramos todo
Y al otro nada
La mentira más amarga
Ahora despertar solos es nuestra pesadilla
Somos víctimas de un amor a destiempo
Miro tus viejas fotografías mientras todo arde a mí alrededor
Mi mente trata de protegerme evadiendo la realidad, evitando sentir
Sé que una parte de nosotros está mejor así
El viento nos llevó lejos y no tiene caso salir a buscarnos
Tu mundo comenzó a girar mucho antes que el mío
Me he vuelto silencio
Silencio que tus labios no podrán romper.

Fotografía por Eduardo Pedro Oliveira

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *