Buen camino

Sólo un beso, fue el causante de tanto «amor»

Muy dentro de mi, sabía que me darías en toda la madre, y aunque dura fue la caída no metí las manos.

No me arrepiento de nada, bastó una borrachera y mandarte mensaje, para darme cuenta que no existe ya nada, entre tu y yo.

Ambas merecemos cosas chingonas, y no habló de estar con alguien más, si no todas las metas, y sueños que queremos concretar.

Es la última vez que escribo sobre ti, sobre lo nuestro, entre más lo hago menos te dejó ir, y es hora de retirarme con la certeza y la alegría que me dio el haberte conocido, gracias por esos momentos y aunque corto fue el tiempo.

Me bastó sólo un día, para darme cuenta que serás un gran e intenso amor.

Nunca entendí, ni entenderé lo que pasó, y será mejor así, siempre buscó explicación a todo, pero esta vez creo que será conveniente no buscar ningún indicio y ninguna prueba causante de ésta ruptura.

Poco a poco vas dejando de doler, poco a poco se van nublado nuestros recuerdos, aunque se que recordaré siempre nuestra primera vez.

Nunca sabre lo que realmente sientes hacía esto, sobre lo que tuvimos.

Siempre traté de comprender tu ser, me encantas, y puede ser que con el tiempo me lo pueda explicar o puede ser que no.

Siempre te recordaré con la mirada que detuvo el tiempo.

Se que muchas veces te eh dicho «adiós» y no se como irme, pero por fin lo logre.

Te digo adiós para siempre.

P. D

Tal vez pienses que es muy intenso o patético escribir, pero creeme que cada persona afronta un duelo de distinta manera, y el mío es así (a través de las letras).

BUEN CAMINO.

Fotografía por Patrick Liebach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *