Si la vida fuera coger el tren

Fue así, como si anduviera en un tren, recorriendo todo el mundo, viendo cada árbol, cada montaña, no siempre llegas a la parada planeada, pero ya vas a bordo, sólo te sentaste y viste pasar todo muy rápido, sin pensar si la parada siguiente será la tuya. Llegas, recorres un poco, te das cuenta que allí no era. Vuelves a subirte al tren y a mirar el mapa. Al fin de cuentas, lo importante es que tengas muy claro el lugar al que quieres llegar.

Fotografía por Patrick Liebach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *