Autoclave de vapor

Charlie Kaufman estaba pasando por un mal momento, sabía que podría ser peor, y que la sequía de ideas iba a acabar.

Nunca pensó que esa tarde iba a ser inolvidable, nadie tocó a su puerta, nadie se acercó a él, mientras tanto los minutos pasaban y esas ganas de querer estar bien le recorrían hasta por su espalda.

Optó por las cosas simples, prender su tocadiscos y seleccionar un clásico de 1968 a todo volumen, beber su bebida favorita, y comenzar a picar los rábanos para esa receta que vio en internet, no había pensamientos malos, solo alguien que quería reconfortarse, rescató esas viejas fotografías estudiantiles y comenzó a recordar los buenos tiempos de la lírica, los momentos en los que sus padres lo recibían con su postre favorito y recordó aquella frase que su madre una vez le dijo:

No pienses tanto las cosas, te harán tan mal que no podrás seguir, disfruta del hoy y haz lo que te dicta lo que sientes, agradece.

Charlie sonreía, una lágrima le escurría y eran apenas las seis de la tarde.

El disco acabó, y acabó su gran plato, le había quedado delicioso y decidió enmarcar esas viejas fotografías.

Al final de la tarde Charlie comenzó a escribir un guión, que tituló «Un dron nos espió por la ventana».

Fotografía por ikebanalena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *