Un regalo para la fuerza cósmica

18 noviembre, 2019

Me gusta la forma en la que la vida da sus vueltas, cómo va demostrando que hay cosas que nunca valieron la pena, la manera en la que aleja para siempre lo que no sirve.

Vivo deslumbrada con la magia y la sabiduría del universo. Me sorprende cómo se cobra las lágrimas de quienes nunca merecieron tantas noches ahogados entre océanos de angustia. Me maravilla el modo en el que obsequia victorias por batallas que uno ya consideraba perdidas; en el momento menos esperado.

Me pasma la pericia con la que la energía conspira para dar lugar a escenarios que uno alguna vez creyó imposibles, inaccesibles, inalcanzables.

Amo este espacio tiempo en el que por obra de no sé qué energía se me ha permitido transitar. Todo esto es divino, fantástico, en ocasiones hasta increíble.

Gracias por el dolor y por la fuerza, por la tristeza y la euforia, por permitirme experimentar la grandeza del cosmos edificando mi alma.

Fotografía por Pierre Wayser

por

Mi deporte favorito es inflar egos.