Todo lo que besas es el aire

Ayer, ahora, quizás nunca más,
cómo cuando hacía cara de pato,
duck-face, enamorado/face, tonto “face”,
cuando mis labios crecían
hasta el borde del horizonte.


Y mis brazos en el frío se contraían,
cerca de mi pecho, aún sin tragedia,
pequeñísimo e inofensivo T-Rex humano.


En un espacio sin nombre, sin memoria
ya sin importancia, imagen de antaño.


Así yo las noches, las tardes, la vida
sin saberlo, sorteando ruinas y rastros,
y la tierra, y el lodo, persiguiendo huellas,
el lugar dónde estuvieron tus palabras,
buscándote, con mis labios postrados
persiguiendo tu ausencia, besando el aire.

Fotografía por Anastasia Boichuk

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

1 comentario

  1. Avatar

    Comienza muy casual, casi indiferente… Te va arrastrando hacia la melancolía, esa que reconoces y recuerdas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *