Rembrandt

Recuerdo 1968: sopas de rábanos por la falta de dinero y arte en todas partes. Yo vivía en pleno Centro Histórico, Rembrandt estaba debajo y ahí escapaba para ver a los demás aprender de arte.

Era triste no tener un centavo para mis aficiones, aunque por fortuna mi roomie Charlie Kaufman ganaba muy buen dinero como músico. Hasta el día de hoy, pienso que Charlie es muy talentoso.

Al pasar los años, noté que Charlie tenía indicios de demencia, y aquello le impedía componer canciones y a mí me ponía especialmente triste. Charlie decía cosas como estoy seguro de que un dron nos espió por la ventana.

Ahora, después de tanto tiempo, ya no sé si existo o si somos dos.

Fotografía por ikebanalena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *