Perros Salvajes


Santa Teresa es uno de los lugares que más me gustan de Uruguay para ir en verano. Es un gigantesco parque nacional donde se puede acampar en grandes playas muy hermosas de arena fina. No es un parque natural, se creó a principios de siglo XX por un silvicultor que trajo diferentes especies de plantas de todo el mundo y las dejó crecer libremente. Pese a esto de la artificialidad, tiene un aura de naturaleza y sacralidad muy grande para mí, porque tiene una energía de paz muy particular (no es un lugar con discotecas y no tiene nada de vida nocturna) y casi siempre que voy tengo algún momento de revelación o epifanía. Esta foto fue tomada hace unos años, el último día de unas vacaciones, desde la altura, mirando por última vez esa vista que iba a extrañar por un año (ni idea quien es la niña, pero también estaba mirando lo mismo así que sirvió para la foto).


Julia es de mis amigas que conozco desde hace más tiempo (¡casi 20 años de amistad!) por lo que debe ser la segunda persona que más he fotografiado en mi vida después de mi novia. Además, es una de las personas que me impulsaron a sacar fotos, no solo por lo inspirador de su trabajo (ella saca fotos también) sino porque después de ver las primeras fotos que saqué me dijo «deberías sacar más». Curiosamente en esta foto no se le ve la cara. Esto es en la azotea de su casa, una tarde que hizo una comida para amigues porque se había mudado hace poco. Ella suele apartarse para armar un cigarrito en paz y tomarse una pausa. La pesqué justo en ese momento de intimidad.


Gizmo es la perra de mi amigo Hiram. La rescató de la calle hace unos años cuando vivía en una casa con muchísimos amigues. Al final se la quedó él y su novia Lorena.


Una de las particularidades de Montevideo, la capital de Uruguay, es que tiene playa, ya que da al Río de la Plata. El Río de la Plata no es exactamente un río, es un estuario, pero los españoles le pusieron ‘rio’ y así quedó. Es muy normal entonces tener esta visión en varias partes, de ir caminando entre edificios y plena ciudad para de pronto encontrarte con la vista a la playa. Siempre pensé que en posibilidad de poder escaparse parcialmente de la ciudad y contemplar el infinito y paz que representa el mar como una bendición que nos hace un poco más tranquilos que nuestros primos del otro lado del Río de la Plata, los habitantes de Buenos Aires, que construyeron su ciudad dándole la espalda al mar.


Punta Rubia y La Pedrera son dos balnearios de Uruguay que están uno al lado del otro y han crecido mucho los últimos años (más de lo que me hubiese gustado). Era normal ir ahí en verano, pero ya no voy tanto porque ha perdido el encanto que tuvo en su momento. Existe una horrible costumbre (me temo que mundial) de familias que tienen perros unicamente durante el verano y después se vuelven a la ciudad dejándolos abandonados. En Punta Rubia la cantidad de perros abandonados es bastante grande y se han llegado a formar jaurías de perros «salvajes» que a veces son un poco peligrosos porque se vuelven muy territoriales. Pero no todos son malos, la mayoría buscan un poco de amor y atención de la gente que pasa ahí unos días en verano. Una vez nos quedamos con amigues en la playa hasta después del atardecer, haciendo posiciones de yoga y ese perro semi salvaje, pero bueno, se nos quedó mirando muy curioso.

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Fotografía

Martín Canova vive en Montevideo y saca fotos desde más o menos el 2005 impulsado por la admiración de algunas personas de su entorno: su novia Antonella Moltini y sus amigas Julia Saldain y Julia Corsaro. También siente haber heredado el gusto de la fotografía por las fotos familiares que sacaba su padre durante su infancia, que le pasó la primera cámara que usó, una Asahi Pentax. Ha expuesto en varias exposiciones colectivas de Montevideo y Buenos Aires pero le cuesta recordar bien todas así que prefiere no nombrar ninguna. Trabajó como periodista cultural en algunos medios hasta que (literalmente) se aburrió en 2010, donde se concentró en la música con el proyecto que tiene con Antonella Moltini llamado CampoSanto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *