Obituario para una mamá feliz

31 mayo, 2020

Tu mamá era una buena persona, le gustaba hablar sobre lo que sea, solo le gustaba hablar, amaba que la escucharan y que la hicieran reír en ocasiones.
Es raro sabes? cuando la verdadera muerte entra en la casa, es real, cuando alguien esta ahí y luego ya no y no es para cantar sobre eso o hacerlo arte, cuando la verdadera muerte entra en la casa todas las letras son tontas pero mientras algunos buscan consuelo y respuestas en la religión (lo cual es perfectamente valido) otros buscamos respuestas en las palabras.
Me acuerdo que una vez fui a tu casa y siempre fui flaco pero en esa epoca era excepcionalmente flaco, me veía famélico pero porque realmente tenia hambre, estaban en una reunión familiar así que era un completo intruso, recuerdo ese día especialmente porque probablemente lo vio en mi cara, yo tenia hambre y tu mama me dijo que me sentara a comer, acepte y comencé a hablarle sobre Cordoba y sobre lo mucho que extrañaba ir a Caleta y ella me dijo «Pablito sos mas nariz que otra cosa, estas muy flaco» y comenzamos a reír a carcajadas.
Cuando naciste seguramente eras el rayo de sol de tu mama, sostenía tus manos pequeñitas y te decía lo mucho que te amaba, cuando las personas dicen eso, esas palabras son inmunes al silencio, quedan generando un eco casi imperceptible que esta en cada habitación de la casa, en el viento del sur, en los días lindos y los días feos, nunca desaparece y cobra fuerza cuando estas triste o no sabes que hacer porque ser un adulto es abrumador, el futuro es incierto y algunas cosas te dan miedo, ese primer «te amo hija» esta ahí para darle alivio a tus días mas horribles.
Steinbeck decía que «nada que sea bueno se va alguna vez» y paradojicamente tenia razón, las buenas personas dejan de existir porque la muerte es un hecho, todos vamos a irnos algún día pero tu mama se fue dejando a su mundo un poco mejor de lo que era cuando ella llego y eso es lo que hacen las buenas personas, le tienden una mano a un bohemio fracasado y hambriento que había dejado la universidad para perseguir espejos de colores, tratan de hacerte sentir comodo y tranquilo estés donde estés, te dan dignidad y calor cuando pensas que no lo mereces.
Espero que puedas poner una sonrisa en tu cara cuando pienses que a tu mama le gustaba esa frase que dice que las visitas son como el pescado, despues de unos dias comienzan a oler mal.
Una cancion de Kashmir dice «It’s only fair to die from cancer
When you’re old enough to say you’re old
The reverb you left is never over
Tolling for the only one who is not present –
Still so gorgeous
So enchanted
So forever»
Espero que puedas encontrar consuelo en el hecho que la vida no siempre es asi de desoladora, todo va a estar bien. xoxoxo Tu amigo.

Fotografía por Fernando Sarano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *