No lastima la espina, lastima la rosa

Es lo primero que llama tu atención e ignoras el resto.Suaves e intensos pétalos. Se deben tratar con delicadeza, de lo contrario caerán.

Embobada por el aroma y apariencia hasta que de repente se vuelve negra y pierde la forma.

¿Donde quedo esa belleza? Incluso pareciera ser otra cosa totalmente distinta a la que se vio por primera vez.

Desilusionada e incrédula te lastimó creer que la rosa sería así por siempre.

Fotografía por Jocelyn Catterson

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *