No lastima la espina, lastima la rosa

Es lo primero que llama tu atención e ignoras el resto.Suaves e intensos pétalos. Se deben tratar con delicadeza, de lo contrario caerán.

Embobada por el aroma y apariencia hasta que de repente se vuelve negra y pierde la forma.

¿Donde quedo esa belleza? Incluso pareciera ser otra cosa totalmente distinta a la que se vio por primera vez.

Desilusionada e incrédula te lastimó creer que la rosa sería así por siempre.

Fotografía por Jocelyn Catterson

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *