Idiosincrasia

El extraño que me conoce hace muchos años en realidad no me conoce. Ni yo a él. Pero sé que existe, sé que si algún día no está tampoco querré estar. Me iré junto con él y tal vez tengamos la oportunidad de sabernos sangre.

Y cuando ese día llegue le voy a contar que aquella noche jugando con pistolas de agua me pareció absurdo su malestar por haber perdido, pero que crees; yo tampoco sé perder.

Le contaré que era mi modelo a seguir hasta que decidió mentir. Platicaré que para mí el temblar de miedo me recuerda a su rostro. Que mucho de lo que soy en mi cabeza, es gracias a él. Quizá pueda contarle que hablar sobre él me hace llorar, que los recuerdos vagos que tengo de nosotros es cuando me cargaba para llevarme a dormir, cuando me dejaba quitarle la pelusa de su ombligo, recostarme en su estómago o cuando me permitía acompañarle a las seis en punto a desayunar. Antes de volver a desaparecer.

Que raro que duela tanto no ver a un extraño; y dar la vida por él. Sin conocerlo creo que lo admiro y temo de él pero también temo por él.

Fotografía por asketoner

Janis
Autor

Creo que tengo el síndrome de Peter Pan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *