Exceso de futuro

Y es que en días como este me visita un exceso de futuro que se convierte en ansiedad, porque era en estos días cuando la tenía en mis brazos y le podía hacer el amor, con todo el amor y lujuria del mundo.

Era en estos días cuando más sentía su calor y la vida en verdad me sonreía, pero ahora en su lugar solamente hay un hueco profundo.

¿Habrá un próximo viaje a la playa para dos? Porque era en esos viajes cuando descubríamos un poco más del otro y la magia no hacía más que crecer.

Y es que seguimos juntos, pero encerrados, y así solo enferma la distancia, que en ocasiones pareciera que jamás va a desaparecer.

Mientras tanto solo me quedo esperando que regresen esos domingos de abrazos, comidas y besos, me quedo esperando a seguir compartiendo contigo un amor con el que poder hacernos viejos.

Fotografía por Ian Allaway

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *