Eres el amor de mi vida en la vida de otro culero

Siempre que veo tu rostro, en tu semblante me doy cuenta que el sujeto que tienes a tu lado, no sabe amarte, no sabe amarte de la manera que mereces, siempre que me postro admirando tu belleza, te escribo una carta; condenaría mi muerte si esas cartas llegasen a tus manos, pero soy un simple mortal que moriría dando tu felicidad y esas 127 cartas se han convertido en mis musas, que todas las noches me consuelan en mi soledad, la soledad que me causa tu belleza superficial.

Fotografía por Jocelyn Catterson

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *