El lujo es vulgaridad

Cuando termine el colegio me metí a estudiar para ser tasadora de arte. Era una mezcla perfecta de las cosas que me gustaban: arte, derecho, números. Por un momento pensé que me iba a codear con grandes artistas, tener renombre, pero siendo nadie. Por suerte la vida, que no es lerda ni perezosa, me termino haciendo codear con los artistas más importantes y de renombre de argentina. Me di cuenta lo vacías que pueden estar ciertas personas, la mierda que hay que comer para ganarse un lugar entre gente de dudosa moral y pocos escrúpulos. Hoy me divierto solo de disfrutar el arte, de valorar lo que realmente importa y de ponerle mi connotación. Me doy un lujo, que poco profesional se puede dar.

Fotografía por Patrick Liebach

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Letras
Azul Raghnall

Argentina, actualmente no sé ni donde estoy. Soy piensa de que se deben tomar los sueños como una realidad alternativa... Alguna vez alguien se dedicó a contar mis pecas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *