El día que te rompí el corazón para sanar al mio

Probablemente me odies por la manera en que terminé contigo, no se te hizo justo cómo te dije las cosas o que durante la plática tratabas de consolarme y te quitaba la mano de mi hombro.

No fue justo dejarte con el nudo en la garganta y lágrimas en los ojos, sé que seré peor persona si me quedo contigo.

Los besos se volvieron secos, las caricias insípidas, los temas de conversación acabaron, se nos acabaron las ideas para ser felices.

Te buscaba el mínimo defecto para tener una excusa, pero resultó que encontré más excusas en mi para que me dejaras, pero sé que jamás me dejarías.

Te debo demasiado, la vida no me alcanzaría para pagártelo, pensé que quedándome contigo sería suficiente, pero mi deuda se hizo más grande.

Me quedaré endeudada mucho tiempo, pero valdrá la pena si tengo esa libertad que no tengo contigo, ahora puedo ser yo misma con quien yo quiera, sin fingir ser otra persona.

Sané mi corazón al hacer mierda el tuyo

Gracias.

Fotografía: Terry Magson

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Inside

Escribo para recordar momentos específicos de mi vida, personas que encontré en el camino, emociones que había olvidado, los ataques de ansiedad que superé y las personas que siguen a mi lado a pesar de todo esto. Fiel creyente del amor bonito, fan de los pequeños detalles en las habitaciones, creadora de momentos específicos con soundtracks, espectadora de las personas cuando están enamoradas y sonríen. Tengo más lunares de lado izquierdo de la cara, una pequeña obsesión con los pueblitos, duermo boca abajo pero siempre despierto boca arriba.

Ir a ERRR Magazine No. 42