Durex ultra sensitivo

– Hey, compre condones, porfa, ya se me acabaron.

Te pregunté cuáles

y dijiste que los que yo quisiera

sin saber

que yo no quería ninguno

que nunca había comprado

y que odio los penes envueltos.

Compré unos Durex

porque son los más caros

y tienen las cajas más normales.

Compré unos rojos

ultra delgados

ultra sensitivos

ultra chimadores.

– ¿Usted es alérgica al látex?, se le están poniendo rojas las nalgas.

– Sí, un toque, pero no pasa nada.

-¿Si hago esto le duele?

– No. ¿Se ve mal?

– No, no.

– Entonces siga.

Antes de irme preguntaste

si quería la plata de las compras.

Te dije que no

-aunque sí la quería-

que mejor compraras birras

para la próxima

y que por mientras

te había dejado el que sobró

en la gaveta del baño.

Fotografía: Dennis Schnieber

Bueno, yo me dedico a escribir, soy escritora. No autora, no dramaturga, no guionista, no poeta; escritora. Por eso me gusta decir que soy digitadora, es más explícito que escritora. Y secretaria -sobrecalificada- porque, en dos platos, yo me dedico a poner en palabras, frases, oraciones y párrafos todo el pensamiento que se generó de alguna colectividad (reuniones, ensayos, mesas de tragos, fiestas...) También me dedico a leer y pensar sobre lo que leo, quizá eso es lo que más hago. Hablar es parte de mi oficio. También darle de comer a las gatas y decirle a mis amigxs cuánto lxs amo, eso tambié.