Dudas, miedos, inseguridades y esas cosas del amor

5 febrero, 2019

Percibo que es sincero cuando dices que no te quiero. Pero sí te quiero, y cuando digo que eres importante y especial para mí, es verdad también. Pero algo pasa, definitivamente.
Espero que no leas esto, al menos no este borrador. Puedo sonar como un monstruo, y tal vez sí lo sea, pero necesito plasmarlo para poner un poco de orden a mi mente y a mi corazón.

Quiero que estés bien. Pero, ¿quiero que estés bien aunque yo no te pueda ayudar, aunque estés mejor sin mí?
Las cosas las capto cuando pasa algo, cuando lo veo perdido. Ahora siento que no puedo perderte. Hace rato pensaba otra cosa.

No quiero que estés solo, no quiero dejarte solo. ¿Es eso por lo que me veo a futuro contigo? He pensando que, contigo, no me quiero casar, pero sí que vivamos juntos. ¿Esto dice algo para ti? Para mí sí: que me da miedo y no quiero tener tanto compromiso contigo; que tú y tu entorno son muy desgastantes y absorbentes; que me he vuelto más negativa por influencias tuyas. Pero también has traído cosas buenas a mi vida: el expresarme y no cerrarme; el confiar y creer en las personas; el compartir lo que soy y aún así sentirme querida; el aceptar mi cuerpo; el pensar que con una vida simple también se puede disfrutar y ser feliz… Pero a veces todo lo tuyo choca tanto con lo que se me ha enseñado y con lo que he crecido. Y a veces también me dejo envolver tanto por ti porque también mi familia es agotadora y quiero huir porque estoy cansada.
A veces pienso que te uso como escape nada más, y al mismo tiempo te veo como mi refugio. ¿Hay diferencia entre esas dos cosas? Aparte de que una suena bien y la otra no.

Pero, ¿qué es real?
La vez que lloraste yo no podía llorar. Me sentía más mal por no llorar que por el cómo te sentías. ¿Y así digo que te quiero? Pero también, a veces pienso que podría dejar a mi familia, a quienes más amo, por ti. Y no por huir de ellos, sino porque soy feliz contigo, aunque a veces no me siento tan libre de ser «yo» del todo. Y también es cierto que con nadie me había abierto tanto, a pesar de que pienso que me juzgas en algunas cosas y sé que no comprendes otras.

¿Te quiero y siento atracción por ti, pero no amor? ¿o es que no quiero quererte y sentirme tan vulnerable? Una parte de mí piensa que sí. Y más porque no sientes amor por mí. Así que, ¿por qué yo sí debería?

Me desanimas en unas cosas. No crees en mí. Ahora medio creo que piensas que soy bonita, antes ni eso. Aunque en unas cosas me siento muy segura contigo, en otras no. No me siento realmente motivada para darte mi mejor versión. Más bien, lo percibo como una exigencia. Y por eso no sé qué haces estando conmigo, más si dices que estás solo mejor. ¿Es por lástima? ¿Tal vez es el resultado de abrirme y entregarme? ¿Me estás también intentando salvar?

Sé que te quiero y que eres importante para mí, ¿pero eso es suficiente?¿Qué tantas expectativas debe cumplir tu pareja, y que tanto aceptar lo que realmente es el otro?
Algunas cosas (muchas en realidad), me dan miedo preguntarlas porque no quiero saber la respuesta.

Fotografía por Nastya Pestrikova

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *