Del propio cielo

16 noviembre, 2020

Hacen vientres las cortinas ondeadas por personas invisibles, entran a mi hogar con un miedo que me acaricia, escapan del trueno.

Postradas a lado, detrás, encima de mí, libran por un rato su propio hacinamiento y desplome. Ensanchan íntimamente sus presencias en este lugar, como mascotas que juegan y arrebatan la casa… Las respiro.

Me descubre un grito de coloso etéreo. Oculto el destino de estas corrientes que desaparecen y en pocos minutos yacen comprimidas; diamantes contaminados cayendo. La fuerza celestial siempre sacrifica a sus crías.

Otro ensordecedor rayo casi entra hasta mi habitación como una última advertencia.

Observo afuera, temo de lo mismo que el viento.

Fotografía por Sander Larsson Framnes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *