Debilidad

Podría pasar días, semanas y meses lejos de ti, pero no años.

Me entra la necesidad eterna de verte y quererte bonito aunque sea solo un par de horas, porque eres eso, mi debilidad. sobre todas las cosas. Sobre el mundo. Sobre mi mente. Sobre mi corazón.

Porque me engrandeces el corazón con solo hablar contigo, así como lo engrandeces, lo haces chiquito y es que creo no sabes quererme.

Pensándolo bien, no te pido que me quieras, no sé si me interese en realidad, te pido que me des un poco de ti, que me alimentes el alma un par de días para que no vuelva a sentir la necesidad de verte durante un tiempo. Y luego otra vez. Regresaré…

Y es que somos tan diferentes, que cuando estamos juntos, el planeta se pone al revés y estamos en una misma sintonía, nos alejamos y me doy cuenta de todo lo que no podría ser, aunque confieso que la mayor parte del tiempo trato de justificar el porqué si.

Después de tanto tiempo, no sé cual es el objetivo de verte, siempre termino más confundida, pero sin duda es lo más bonito que me ha tocado sentir, es la razón por la cuál me pareces una adicción; adicción a tu olor, a tu vibra, a tu ser, eso me alimenta el alma.

Dicen que todos en esta vida tenemos alguien que es nuestra debilidad en la mía, sin duda eres tú.

Fotografía por Marc Gassó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *