Cuando hablas amor

Cada tanto,

cuando estás intoxicado

y tus muros permanecen tumbados.

Justo antes de quedarte dormido

ese minuto de tu eternidad,

cuando me repites –te quiero, te quiero, te quiero.

Tu alma se torna franca

y me pides que te crea que aún lo sientes.

Un instante en donde sometes a los complejos.

Yo te confirmo que siempre te he querido

y cual fucilazo entre las estrellas, balbuceas –te adoro.

Me despido,

esperando que el momento se desvanezca junto con la luna

al amanecer

poder hacer de cuenta que nunca me afligió tanta ambivalencia.

Y poder seguir llamándote amigo.

 

Fotografía: green_is_in

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.