Catorce – Moscú, 1986

Todas las veces que nos topamos con referencias estéticas que nos vuelan la cabeza nos escurre pintura neón de los oídos/ nos reímos telepáticamente mientras compartimos un sándwich de gouda, mermelada y tocino.

Vamos por las calles vandalizando mentalmente las fachadas y las puertas fabulosas/ cargamos pistolas de agua rosas en nuestros bolsos y escribimos manifestos sobre malditamente todo.

Buscamos frames de otras vidas en los flea markets, sintiéndonos neo brujas fusionadas en una maldición de los 80 con ideologías victorianas/ leemos Notes on Camp, Mujercitas y buscamos filmes de Jodorowsky.

Somos lo más edgy porque queremos transformar lo mundano en arte y materializar el Universo en una infusión de té/ cuando chachareamos mundos distópicos le rezamos a Von Trier, Anderson y Tarantino.

Aspiramos moda de manera estroboscópica al estilo Höller/ flipamos con toda nuestra biblia de quotes hasta volverla un statement y le rendimos culto al glitter, al neón y a las tipografías extravagantes.

Nos pertenecen muchos personajes, a veces es de Venus vestida de flaming hot/ yo la chica rusa clavada con lo industrial y los polvos de bruja/ somos esa escena de cottagecore en la playa/ somos glitter en la oscuridad.

Fotografía por Chtcheglov

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No se han encontrado entradas.