Alex

6 junio, 2020

Complexión joven, de piel blanca, cabello corto; negro, estatura promedio y de alma ermitaña… así, así es como recuerdo a Alex.

Alex ha dicho que la vida es solo terrenal y que pronto se ha de teminar, pero yo solo quiero que se quede un rato más.

Esa noche subimos a la habitación, encendió una vela, tomó un libro y leyó en voz alta hasta que pude quedarme dormida. A la mañana siguiente: cinco y veinte de la madrugada, Alex desapareció. Solo bastaron cinco minutos para emprender el siguiente viaje y solo queda  el recuerdo de su silueta reflejada sobre la pared; donde cada noche abordan los delfines y la luces del amanecer.

Quizá solo quiere salir volando, quiere vivir pero no quiere morir, quizás solo quiere respirar o quizá simplemente no crea.

Fotografía por asketoner

por

Debajo de una palmera; recostada en la parte trasera del coche, en el asiento delantero coreabas nuestra canción favorita. Sabías que era el final, ahora sabes que odio los cambios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *