Un sonido agradable

13 octubre, 2019

Iba caminando por la calle, bajando de un puente peatonal. A unos pasos de mí, vi una galleta de la suerte tirada en el piso. Todavía estaba envuelta en su pequeña bolsa de plástico transparente. Me agaché a recogerla y me pregunté si la suerte que vendría dentro de la galleta sería mía o pertenecía más bien a la persona que la había dejado caer. Aunque no tenía prisa por llegar a alguna parte, no me entretuve demasiado en ese pensamiento.

Abrí la bolsa y partí la galleta en dos: no había nada adentro, estaba vacía. Dejé caer la galleta al suelo y la pisé. El sonido que hizo al crujir bajo mis zapatos fue agradable. Seguí mi camino con una ligera sensación de satisfacción y me pregunté ¿cuánto depende de la suerte? Tampoco le dediqué mucho tiempo a este pensamiento.

Antes de dar la vuelta en la esquina, volteé y alcancé a ver unas palomas peleándose por los trozos de galleta de la suerte que quedaron en el piso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *