También el silencio es una advertencia

El hombre se acercó a ella. Sólo tenía cien pesos en el bolsillo.

La mujer lo miró. Llevaba puesto un vestido de flores azules, tenía un bolso en la mano y usaba pendientes de chacal.

-¿Cuánto por ir a aquel callejón? -preguntó el hombre.

Ella no respondió.

-A aquel callejón -le señaló, rascándose la calva-. ¡Puta! ¿Eres sorda o qué?

Ella no dijo nada.

La miró de abajo hacia arriba. Se rascó la mejilla.

-¿Entonces? Te voy a pagar bien -la tomó de la mano, ella no hizo nada-, te voy a pagar por el trabajo -se quitó el saco y se lo ofreció como garantía.

Ella miró hacia ambos lados de la calle. Nadie venía a lo lejos. Tomó el saco.

El hombre se buscó algo entre los bolsillos. Nada. Buscó desesperadamente. Nada.

Ella sacó un cigarrillo de su bolso y se lo ofreció. Sacó un encendedor y prendió el cigarrillo.

-¿Entonces? -volvió a insistir, dejando caer el cigarrillo.

Ella no dijo nada.

-Así me gusta -dijo, frotándose la entrepierna.

La mujer se alisó el vestido y lo tomó de la mano. Entonces lo condujo hacia el callejón.

Ella señaló el suelo, él pareció entender: se bajó los pantalones y se acostó.

La mujer se alzó el vestido para deslumbrar al hombre con su sexo desnudo. Peludo, sí, baboso. Una línea carnosa.

-Comienza. Comienza. Comienza -ordenó el hombre.

La mujer se hincó sobre sus piernas, tomó la carne del hombre y lo miró a los ojos. Su boca  comenzó a abrirse, sus mejillas se desgarraron hasta llegar a las orejas: los dientes amarillos comenzaron a crecerle más y más y más.

La mujer se agachó y comenzó a devorar el sexo del hombre.

A la mañana siguiente un niño encontró cien pesos tirados en el suelo. Los levantó y se los guardó en el bolsillo.

Fotografía por Trang Doan

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Narrativa

H. L. J. Ángel (1997). Ha publicado poesía, cuentos y ensayos en diversas revistas electrónicas como Nomastique (México) e impresas como Revista Falsa (Chile) bajo distintos heterónimos. Actualmente forma parte del equipo editorial de Revista Tlacuache como dictaminador. Web: https://angelhernandezlopez.wordpress.com/

2 comentarios

  1. H. L. J. Ángel

    Claro que he leído esa historia, pero más bien pienso en El amante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *