Sin título

¿Si enciendo un cigarrillo bajo la lluvia, prometes que lo que siento se irá con cada exhalación? El agua purifica mi cuerpo, las gotas que resbalan por mis mejillas se tiñen de negro y mis piernas tiemblan. No he dicho nada de lo que sé, aún así siento que te he fallado…

El piso se ha quebrado y el número 11 ha desaparecido de mi reloj. Aún no entiendo cómo toda esta telaraña de historias llega hasta tu personaje y mucho menos entiendo el para qué. Tal vez solo llegaste para confirmar que la lección está aprendida y que no debo volver a revivir algunas experiencias.

Ver noche a noche el fondo de una botella, encontrar mil formas de morir en vida solo para ver una vez más que estamos rotos. Mil veces nos hemos cubierto las heridas, pero siguen supurando. Mil veces hemos renacido, solo para seguir apagándonos.

Poco a poco siento que vuelvo a la vida, un mar de sentimientos me ahogan y duele, esta existencia duele, pero este dolor me adormece. Intenta hacerse insoportable, pero solo es tibio. Una cómoda incomodidad entre un sinfín de situaciones sin color.

Vas saliendo de mi sistema en cada verso, cada canto, cada trazo; pero entras muy profundo en cápsulas de nostalgia cada vez que el sol se oculta. El viento es húmedo, pero no alcanza para cubrir mis lágrimas, hiela mis venas y cada bombeo de mi corazón se siente como mil agujas.

Fotografía por: chienz lo

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.