Sería suficiente con nuestro silencio

Tú decías que nuestro silencio debía estar en el disco Voyager, que nuestro amor era la lengua atemporal por excelencia y que la duda, probablemente es la simiente de todas las civilizaciones. Decías que nuestras miradas serían suficientes para unir a todos los planetas, que cuando dos pupilas se lamen todos los ojos se abren al mundo, al aire, esa presencia desnuda cuando la vemos a través de alguien.

Desnudez, vítreo, fuego, esas son tus palabras favoritas, tal vez por lo destructivo, por lo revolucionario, por lo delicado. Ahora estoy seguro que te gustaba todo lo que tuviera que ver con cambiar, con conocer, con experimentar. Decías que siempre hay que pagar un precio para trascender, para ser de alguna manera libre, y estoy de acuerdo, ahora veo al mundo más claro incluso en su oscuridad; tantas lagrimas, tantas faldas, tantas dudas tantas esquirlas, tantos poemas, tantas oportunidades de hundirse y salir.

Tu siempre decías que íbamos a vivir, que la NASA se iba a arrepentir, y que nosotros conoceríamos la música de las nebulosas.

Fotografía por TolikTolik TolikTolik

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.