Seamos realistas

Sabíamos cómo iba a terminar todo.

Sabíamos qué más que calentura, era el amor pasado lo que nos motivaba a siempre regresar.

Sabíamos qué por más que nos prometiéramos un “JUNTOS POR SIEMPRE” jamás iba ser asi, jamás íbamos a dejar lo que somos, tú un pinché cabrón y yo una hija de la fregada.

Sabíamos que ninguno iba a dejar su manera de vivir, yo tan libré e independiente y tú tan astuto y liberal.

Sabíamos que el “AMOR ” no iba ser suficiente para lo que ya éramos y lo que habíamos vivido. Ya nada podía cambiar nuestros actos y decisiones tomadas. Nada iba terminar bien.

Todo término pudriéndose y extinguiéndose, pero aún asi de vez en cuando nos recordamos mutuamente cuanto nos amamos.

Fotografía: Lui III

No se han encontrado entradas.