Recuerdos

La vida está llena de recuerdos, la memoria se alimenta de ellos.

A veces la vida nos lleva por rumbos desconocidos, vagando sin rumbo fijo pero con un propósito, toparnos con alguien que al instante hacemos click, llegamos a un nivel de conexión casi inmediata, esa conexión que creías inexistente en tu andar.

Habló de conexión mental, sexual, amorosa. Un nivel diferente, ese click instantáneo que solamente se da una vez en la vida.

Los demás son intentos, jamás olvidarás ese primer beso en una banca de coyoacan después de unos buenos chilaquiles y una tarde muy cómoda.

O ese primer TE AMO que salió de la nada y se oculto en un Te quiero.

Son momentos irrepetibles, pero eternamente recuerdos.

Recuerdos y conexiones irreemplazables, recuerdos que mantienes vivos a través de la poesía y la música, melodías repetitivas que contienen el significado del mundo.

En ocasiones tomamos rumbos diferentes, pero siempre nos seguirá una sombra, en ocasiones es la sombra de un amor bonito, que fue y pudo ser,  mi sombra espera que se vuelva a cruzar con la tuya, pero mi alma está rendida y decidió no esperar y dejar que la vida continúe su curso, siempre llevándote del lado izquierdo ahí justo en donde está el miocardio, que sigue latiendo fuerte ante tu recuerdo, ante tus fotos, el difícilmente podrá olvidar, siempre reconocerá ese pulso que lo hizo sentir, que lo hizo volver a latir con fuerza, ese pulso que con tal sólo un roce, sabía que había ganado la mejor de las batallas, en realidad jamás te podrá olvidar, te reconocería así hayan pasado muchos años.

El seguirá buscando mil razones para seguir recordándote, tal vez sin saber de ti, solo le bastará tu nombre, tu olor o simplemente recordar el sabor de tus besos, tus gestos al saborear cada beso, tus gestos de disgusto, tus palabras, tu ademán de morderte los labios, esa facilidad de hacerlo seder ante tu sola presencia, tu sonrisa,  tu gusto por las crepas. Tus ganas de salir adelante.

No existe, no existirá alguien que haga olvidarte, jamás mi corazón se sintió tan seguro como lo fue a tu lado.

Mientras en mi siga vivo tu recuerdo, yo no dejaré de dedicarte líneas.

Sierra Contreras

La rara de la clase, fiel creyente del amor bonito. Futura criminologa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *