Protesta

27 octubre, 2019

Como una repetición,
como una noticia imperecedera,
las manifestaciones acaparan los encabezados.

No me recupero de la violencia en Cataluña cuando
ya oí que Chile arde,
y Líbano se desploma.

Creíamos que la protesta sería de impronta francesa,
al menos en 2019.

Pero no, los gilets jaunes ya no son el foco.

La razón sin embargo, es la misma,
«la même raison»,
¡aumento en lo esencial!

A veces la política olvida,
que el humano es un organismo vivo,
y la base de una nación.

El concepto de nación es también trémulo,
no es ni el territorio, ni la riqueza (¿Qué tonto humaniza lo inanimado?),
es la población.

Urge definir las funciones,
acucia determinar las cláusulas de las partes,
siquiera el contrato firmar.

El contrato entre el pueblo y su gobierno no es,
una teoría yerma de Hobbes,
es una realidad ¡Que en pleno 2019 no se cristaliza!

Protesta, protesta, protesta…
La gente se siente decepcionada.

Protesta, protesta, protesta…
La ciudad arde.

Protesta, protesta, protesta…
El gobierno no será, sino se le define.

Fotografía por Ellen Hutchinson

por

Algo más que solo yo y mis circunstancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *