Prehispánico manjar

El dios Xipe Tótec ha vestido de plumas admirando el brillo y reclamando su sed.
Han de caer bendiciones a la tierra.
Que el cacahuazintle se desgrane de los cráneos de los guerreros al exquisito alimento.
Su sangre y carne tiñan el oriente.
Que los rábanos y el agua caigan por las escaleras sobre el horno divino.
Y así, un dron nos espío por la ventana del templo de Teotihuacán anunciando en sus alas el polen de la nueva generación de sol y luna.
Que trascienda en el estómago éste sacrificio para el atardecer y el anochecer que nos libró de las penumbras.

[Texto extraído por el historiador Charlie Kaufman de un códice hallado en 1968. El códice revelaba un prehispánico manjar.]

Fotografía por cem celik

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *