Prefiero tu barbilla aunque tus ojos maten

Me quede mudo. Hasta ahora. Casi medio año, quizá menos, algunos meses después de conocerte. Sigo prefiriendo tener el nudo en la garganta a decírtelo. Por que te conocí mientras fingía enamorarme de alguien mas. Y eso es suficiente para justificar por que no puedo evitar sentirme hostil.

Por que jugar con el corazón es un deporte que ya no practico. Me chinge la rodilla sabes?.

Pero si quieres….. le jugamos al tahúr. Lo apostamos todo a ver que pasa. No puedo perder ya nada más y quizá ganemos la partida, lo que es seguro es que tu saldrás ganando pierda quien pierda. Puedo verte crecer?

Sé caer de pie como los gatos, te enseño?

Fotografía: Stefano Majno

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.