Luna gris Baudelaire

Podría decir que tus ojos brillaban igual que aquella mañana con la misma luz necia y cruda de domingo…

O que tus manos leían mi sonrisa como leyeron anoche las cuerdas de tu guitarra. Podría cantar un himno a tus rizos o inventarle un nuevo nombre al calor que guarda tu pecho… Podría… Pero mi mirada solo topa con los pliegues que las sábanas marcaron en tu espalda.

Y se mira tan triste y desierta que ahora solo puedo preguntarte:
¿vas a desayunar?

Fotografía: Stefano Majno