¿En tu cuerpo o en el mío?

8 septiembre, 2018
Nuestros cuerpos siempre buscan la forma de encontrarse

 

Llenos de ansiedad, miedos y dolor

nos buscamos entre la primera luz de la mañana o la oscuridad de la noche

Entre tanta desgracia, vacío y tormento

puedo mirar tu cara y saber que no todo está perdido

Quiero tenerte toda la vida conmigo

o morir en este momento

Entre las sabanas contemplar nuestros cuerpos

como se disuelven entre sabores, texturas, caricias y besos

esta ya no es tu mano sino la mía

ya no es tu espalda, es mi vientre, mi cintura o tus caderas

se pierden tus pezones entre los míos, se forman líneas y surcos

 por un instante todo se desdobla y cobra forma

Ya no me duele existir, ya no hay nada, lo tengo todo

Este momento podría durar toda la eternidad

y no saldría de mi boca protesta alguna

Pero todo esto ocurre en un pedazo finito de vida,

de nuestras vidas que ya no regresan

En esta habitación es otra época

estamos lejos de la civilización por unos instantes

podríamos fundar nuestro imperio

ser los precursores de un gran movimiento

inventar un nuevo idioma

hacer el amor como práctica preferida

jugar rayuela o a las escondidas

Afuera puede que este lloviendo

que sea lunes o domingo

que la plaza este llena de niños,

de turistas maravillados con ruinas,

de devotos persignándose en la iglesia

o de amantes besándose en las esquinas

pero en la habitación estamos apartados,

en otro lapso de tiempo y espacio

Esperamos que todo salga bien.

Fotografía: Stefano Majno